Mujer Protagonista

“No me quería quedar atrás”

 

Maribel Saavedra

Maribel Saavedra

Maribel Saavedra Mejía es   originaria de la Picota de Terrabona, departamento de Matagalpa   tiene  39 años de edad y se describe como una mujer emprendedora,  trabajadora, reconocida  como lideresa en su comunidad y Municipio.

“Me organicé en un grupo de mujeres  en mi comunidad desde 1999, en ese momento fui electa por el grupo  como  tesorera , posteriormente me eligieron como  coordinadora. Desde ese momento recibí  muchas capacitaciones de género con lo que aprendí a valorarme como mujer, mejorar mi autoestima, perder el miedo a hablar en público y reclamar mis derechos. También  recibí capacitaciones sobre agricultura sostenible, para mejorar mi pequeña finca  haciéndola producir, pero cuidando el medio ambiente.

Pero fue en el  2004  que fui invitada para recibir un curso sobre creación y ampliación de  empresas, por parte del Programa emprendedoras rurales de la Fundación Mujer y Desarrollo Económico Comunitario  (FUMDEC).

Cuando estaba recibiendo el  curso mi idea de negocio era un molino para procesar cereales, el estudio de mercado me dio como resultado que la idea tenía demanda en la comunidad, pero los costos eran muy altos, ya que la energía que había en la comunidad no tiene los suficientes voltios para levantar el molino.

Yo no me quería quedar atrás con mi idea de negocio y un día fui invitada por parte del  programa de agricultura sostenible de FUMDEC a un intercambio de experiencia en San Dionisio, municipio también de Matagalpa. en ese intercambio conocí  una panadería manejada por una mujer sola y tenía éxito entonces me pregunte. ¿Si ella puede?,  ¿por qué no voy a poder? Y cuando regresé volví hacer el estudio de mercado y los costos e inversión apoyada con la técnica empresarial y el plan de negocio me dio que era una idea rentable y además tenía demanda en la comunidad y otras comunidades.

Yo no sabía hacer pan, pero regrese´ a la panadería de la señora en san Dionisio y le pagué para que me enseñara.

El financiamiento que recibí fue de 32,000 córdobas. He mejorado mi vivienda ampliando  el lugar donde funciona la pulpería, construí una bodega para almacenar los productos de la pulpería y de la panadería, compre una refrigeradora, también he podido garantizarle el estudio a mis hijos e hija, , por otra parte además de mi salario les doy empleo a mi hermano y a su esposa, les pago 150 córdobas el día a cada uno.

Ahorita estoy proponiendo a mi nuera para que aprenda un curso sobre la elaboración de pan para que continúe con la panadería cuando yo ya no esté, porque este negocio es rentable.

Estoy organizada en la cooperativa multisectorial la Dariana.   Soy vicepresidenta, ahí Swissaid nos ha apoyado con proyectos de financiamiento para la compra de ganado y siembra de granos básicos. Ahora yo capacito a las socias  que son 70 en talleres de emprendedoras, les cuento mi experiencia con la panadería para que las mujeres no se dediquen solamente a la siembra  de granos básicos que es de riesgo por los inviernos, sino  también a otros negocios que sean manejados por ellas.

Por otro lado he tenido reconocimiento como mujer lideresa, ya que soy egresada de la escuela de lideresas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *