Plan de ahorro

Mi plan de ahorro

Cuando tenés un presupuesto y se sabe que tienen cubiertos los gastos esenciales de la familia, es más fácil ocuparse de las metas personales
y hasta pensar sobre cómo ahorrar para conseguir esas metas. En muchas familias el ahorro no es una prioridad. En el campo las mujeres ahorran
engordando un chanchito y en la ciudad las mujeres van guardando informalmente.

En la actualidad hay mucha presión para comprar productos de marca o equipos de sonido o televisión más modernos, o salir
a pasear más de la cuenta. Este ritmo de gasto no ayuda ahorrar para hacer inversiones grandes. La mayoría de las personas
que tienen algunos bienes materiales importantes han tenido que ahorrar en períodos importantes de su vida.

Existen buenas razones para ahorrar

Ahorro de emergencia

Es necesario que tengamos ahorros de emergencia. ¿por qué? Este dinero lo ahorraos y guardamos para cuando algún integrante de la familia
se queda sin trabajo o se enferma por mucho tiempo. O cuando sufrimos algún accidente que nos impida trabajar. Se recomienda tener para 3 meses
de los gastos básicos de la casa. Es decir que si al mes gastamos 3,000 pesos en comida, vivencia y servicios, nuestro fondo de emergencia
debe ser al menos 9,000.

Ahorro para estudios

Sabemos que nuestros ingresos mejorarían si tuviéramos mejor formación profesional. Si deseas hacer un curso para manejar mejor tu negocio o para aprender
a hacer otro oficio, vas a necesitar dinero para la matrícula, el transporte y materiales de estudio.
Cambiemos la creencia de: "No mejoro mi situación porque no estudio y no logro estudiar, porque no estoy en una buena situación económica".

Ahorro para proyectos del hogar

Tal vez, queremos construir una pared en la cocina, construir un pozo para resolver los problemas de agua, ponerle piso a la casa, cambiar
el techo de tejas por uno de zinc o reemplazar una viga del techo, pero no sabemos cuanto cuesta, ni tampoco tenemos dinero para hacerlo, todos estos costos que se puede calcular.

Ahorro para la vejez

Cuando estamos jóvenes no pensamos que un día se envejece y ya no se podrá trabajar y ganar la misma cantidad de dinero. Al trabajar en el sector
formal y cotizar en la seguridad social, se podrá contar con una pensión de retiro, esto da más tranquilidad. En el caso de las personas que trabajan
por cuenta propia y no cotizan, también necesitan pensar en su vejez. Si guarda 50 pesos a la semana por 20 años, al final tendríamos la cantidad de 48,000 pesos
disponibles para lo que necesite. Cuando alcanzamos los 70 años, muchos gastos tienen que ver con nuestra salud.